Inicio
Cobertura informativa

Poetas originarios de América y Doña Jimena Díaz de Vivar…

por: Jesús Dueñas Becerra

Los títulos Poetas originarios de América, compilación, prólogo y notas del poeta y ensayista Alex Pausides, presidente de la Asociación de Escritores de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba)  y Doña Jimena Díaz de Vivar, gran señora de todos los deberes, de la escritora hispana María Teresa León (1903-1988), fueron presentados en la sala Martínez Villena de esa cincuentenaria institución, subsede capitalina de la XXIV Feria Internacional del Libro, La Habana 2015. Los dos volúmenes fueron publicados por Colección Sur Editores.

El poeta, crítico, ensayista y periodista, Juan Nicolás Padrón, destacó las virtudes poético-literarias, ideo-estético-artísticas, humanas y espirituales de ese texto, que abarca una amalgama étnico-cultural, cuyo mestizaje resulta muy difícil de delimitar. Por otra parte, refleja la rebeldía de los poetas aborígenes americanos en contra de la aculturación impuesta a los primitivos habitantes del Nuevo Mundo por los conquistadores, españoles y portugueses a través de las descargas mortíferas de los arcabuces y del filo letal de las espadas.

Según el intelectual cubano, para entender ese tipo de poesía, que cultivaran los aborígenes, y que llega hasta la época actual, hay que indagar acerca de su génesis religiosa, expresión de un gran refinamiento espiritual y de un nivel superior de socialización.

A pesar de los intentos realizados por los europeos «civilizados» no pudieron lograr su objetivo: eliminar —a como diera lugar— el conjunto de valores culturales, humanos y espirituales en que se sustentaban las primitivas formaciones socio-económicas americanas.

Ese tipo sui generis de poesía establece un vínculo simbólico con la Madre Natura. En la obra, los autores cuidan con el mayor celo posible el estilo que caracteriza e identifica su producción intelectual y espiritual, porque —para los bardos originarios de América— «flor y canto» son, sin duda alguna, poesía.

El vocablo aborigen mache comienza y cierra los poemas escapados del mundo interior de los vates americanos; poemas que, en un principio, eran cantados y bailados, no solo por su musicalidad intrínseca, sino también por el gran aliento poético que los signara.

En las páginas de Poetas originarios… se percibe diversidad y riqueza poético-literarias, ya que constituyen el renacimiento de nuevas formas de vida; línea vindicativa de nuestra identidad y de nuestro mestizaje; componentes fundamentales de la personalidad básica del latinoamericano.

La crítica y periodista argentino-cubana Aitana Alberti León se refirió, en apretada síntesis, a la indiscutible calidad narrativa, histórica, poético-literaria y lingüísticas de Doña Jimena Díaz de Vivar…; libro rebosante de la más castiza castellanidad, y la tercera de las biografías noveladas escritas por la ingeniosa pluma de su  progenitora, María Teresa León.

Con posterioridad, citó poemas del Cid Campeador — personaje esposo de Doña Jimena en el poema épico—, que funcionan como paratexto en el primer párrafo de cada capítulo en que se estructura la novela. La melancolía, se expresa a través de la nostalgia que invadiera a la autora por el recuerdo de su tierra natal: La Rioja española, a la que nunca olvidó.

Según Alberti León, su idolatrada madre se inspiró en la flora y en la fauna del Paraná para escribir dicho volumen, donde prosa y poesía se funden en cálido abrazo y la crítica especializada califica como una de sus mejores biografías noveladas. Por último, señaló que la edición incluye una excelente bibliografía activa de María Teresa León.

La Feria del Libro de La Habana 2015, día a día y por dentro, míralo y descárgalo en youtube

Editado por: Patricia Marin