Inicio
Cobertura informativa

Darle voz a los olvidados

por: Dulce María Sotolongo Carrington

El presidio político en Cuba (1871), de José Martí, es sin duda un texto que inaugura en Cuba la literatura dedicada a la cárcel, esta, sin embargo, no ha sido muy prolifera, destacándose antes del triunfo revolucionario la novela Hombres sin mujer de Carlos Montenegro y la saga de cuentos publicados por Pablo de la Torriente Brau,  ambos con un fuerte carácter testimonial.

Después  del triunfo de la Revolución, no es este un asunto muy abordado por los escritores que prefieren  en su gran mayoría sumarse al carro revolucionario y ayudar a construir la sociedad socialista.  Es muy variada y dispersa la bibliografía sobre el tema, destacándose la primera edición de Presidio Modelo de Pablo de la Torriente Brau, el libro Dichosos los que lloran de Ángel Santiesteban, que mereció un galardón Casa De las Américas y La última causa de Edwin Fernández, publicado por Ediciones Unión (2007) y que tuve el gusto de prologar.

Hay un autor que resulta imprescindible a la hora de abordar el tema.  Julio C. González Laureiro, licenciado en Historia Contemporánea y master en Ciencias Sociales, ha publicado títulos como La reforma penitenciaria. Arquitectura, filantropía y control social (2OO5), y Frente al soportal (s/f). Además, es coautor de Presidio Modelo. Temas escondidos (2001), La reja entreabierta (2008) y en esta 24 Feria Internacional del Libro, La Habana 2015, presenta El pozo oscuro del presidio, de la Editorial UH y la Casa Editora Abril.

A decir de Hilario Roseti, editor de la Editora Abril, es preciso darle voz a los olvidados y es lo que han hecho editando este texto. Como bien se afirma en la nota de contracubierta, “es sobre todo, una llamada de atención a jóvenes, padres, maestros, jueces, fuerzas del orden, instituciones sociales, etcétera, a fin de que reconozcan que “el Presidio es un mal lugar” y como “la libertad” es el bien más preciado de un ser humano, todo esfuerzo para evitar que alguien cometa un delito es poco”.

El autor nos muestra la génesis de las prisiones  en Europa y Estados Unidos hasta llegar al Presidio Modelo. Es un libro breve, pero intenso, un golpe necesario para movilizarnos a luchar contra el racismo, la violencia, homofobia, etc.

Vale resaltar la edición de Irene E. Hernández, quien hizo hincapié en como el autor abordó el asunto de las masculinidades en la prisión y el excelente diseño de Carlos David Fuentes, joven talento que supo combinar imagen y contenido, utilizando imágenes como los grabados de Giacomo Piranesio y un documento fotográfico que por si mismo cuenta una historia desgarrante.


La Feria del Libro de La Habana, día a dia y por dentro, míralo y descárgalo en: youtube



Editado por: Dino Allende