Inicio
Cobertura informativa

Encuentro con… una escritora alemana ejercita la memoria histórica

por: Lilien Trujillo Vitón

 

 

En el primer Encuentro con de la 24 Feria Internacional del Libro, La Habana 2015, la periodista Magda Resik invitó a la escritora alemana Julia Frank, una de las novelistas contemporáneas más reconocidas de la tierra germana. Durante la charla, que tuvo lugar este sábado en la sala Nicolás Guillén de la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, la autora presentó los textos Zona de tránsito (Tusquets Editores, 2007) y La mujer del mediodía (Tusquets Editores, 2009), la más reciente de sus novelas. Igualmente, compartió con los presentes los prejuicios que aún quedan en la sociedad alemana respecto a la literatura escrita por mujeres.

El lector puede preguntarse cómo esta mujer de solo 45 años, voz y apariencia frágiles, logra completar cientos de páginas con historias desgarradoras, intensas, auténticas, sobre los conflictos surgidos en el escenario de la Alemania dividida.

Cuenta Julia que su madre y sus tres hermanas salieron de la República Democrática de Alemania en 1978, rumbo al occidente del país. Para pasar a la República Federal, debieron primero permanecer en un campamento de refugiados por nueve meses. Allí el espacio era ínfimo –“Nos fue inesperada la situación de estrechez en que tuvimos que vivir: una habitación de 16 metros cuadrados, con dos camas triples y una mesa central para cinco personas”.

Aunque desde muy pequeña, Julia y sus hermanas jugaban a construir sus mundos “otros”, cargados de fantasías; fue en este entorno donde nace, como una necesidad vital, la escritora. “La lectura era la única manera de salir de aquella estrechez, también escribir mis fabulaciones”.

Allí, en aquel escenario hostil, nació también el argumento de Zona de tránsito, una novela que narra todas o muchas de las vicisitudes de esta familia en su emigración de una Alemania a otra. Desde los tratos diferenciados en las escuelas y las limitaciones para encontrar trabajo, hasta las carencias económicas, pasando por la propia convivencia dentro de aquel lugar oscuro donde todos se evadían.

“Se trata de una novela contada a partir de cuatro voces, cuatro personas que coinciden es este campamento de refugiados. Dos de ellos provenientes de la RDA, un polaco y un trabajador del campamento que resulta ser agente de la CIA encargado de interrogar a los que venían del Este”.

La mujer del mediodía, por su parte, centra su argumento en cómo la guerra daña el núcleo de cualquier sociedad. Se trata de una novela basada en hechos reales y muy cercanos a la autora: la historia de su padre, quien fue abandonado por su progenitor durante la Primera Guerra Mundial. Una novela que ha vendido ya mil ejemplares y ha sido traducida a varios idiomas, como es habitual en las obras de Franck.

Durante un intercambio con el público al final de la tertulia, Julia Franck destacó el tono despectivo creciente con que se alude a las escritoras en su país, aludiendo a la franca desventaja en que se les ubica frecuentemente. Sin embargo, mencionó tres figuras femeninas a las que les confiere un lugar importante dentro del panorama literario alemán de estos tiempos: Julie Zeh, Fua Menasse y Caroline Ehmcke.

Una tarde sin dudas para nutrirse, first hand, del estado del campo literario en otras latitudes. También para conocer la historia de una mujer sencilla que ha vivido quizás muy poco, pero sí lo suficiente para dejar un testimonio valioso para la humanidad. Una mujer no llegó a llegó a Cuba atraída por el baile, la música o el tabaco, sino por el deseo de revivir experiencias similares a las de su infancia en la RDA.

Los que quieran acercarse a su narrativa ágil y desgarradora pueden encontrar la novela Zona de tránsito, en el stand de Franckfurt en La Cabaña.

Foto tomada de Cubadebate

 

Para ampliar la cobertura informativa visite:

Libro Habana TV

 

Editado por: Dino Allende