Inicio
Cobertura informativa

Encuentro con escritoras coreanas

por: Yanet Bello Reyes

A pesar de que el conocimiento de la cultura coreana se ha incrementado en nuestro país a partir de la trasmisión de varias series televisivas de puro entretenimiento, la verdadera esencia del país asiático aún es un misterio para los cubanos.
Para acercarnos un poco al enigma, en esta tarde romántica de San Valentín, en la sala Lezama Lima (La capilla de La Cabaña), se presentaron dos de sus más destacadas poetisas, cuyas obras, leídas en su idioma natal, constituyeron un verdadero placer para los oídos presentes.
Moon Chung-hee, ha publicado hasta el momento 13 colecciones de poemas, su literatura fue presentada al público por el escritor y poeta cubano Alberto Marrero, presidente de la sección de Poesía de la Uneac. En la presentación se conoció que la autora es una de las figuras más representativos del género en su país, y preside, además la Asociación Coreana de Poetas. Su obra refleja fehacientemente el proceso de un intenso cambio social, sobrevenido al final de la guerra por la liberación de Corea del dominio japonés. El título Yo soy Moon, es una antología de 102 poemas, de la editorial Huerga y Fierro, de Madrid. Con un peculiar lenguaje poético, que se pudo constatar a partir de la lectura en coreano y español que se realizó, no deja de trasmitir un sentido del humor que ayuda a apreciar esas crudas realidades que trasluce la poesía de Moon.
Oh Jung-hee, es una narradora, que desde los noventa ha publicado varias novelas con “ un marcado oscurantismo y exhaustivo análisis de la psicología humana”. Con un pasado marcado por la pobreza, la violencia y los desequilibrios propios de la guerra que le tocó vivir en su infancia, la obra de Oh posee personajes destructivos, con grandes problemas comunicativos y aislamiento.
En los años 80, la autora creó numerosas historias inspiradas en mujeres de mediana edad, cuya vida guardaba similitudes con la de ella misma. Las más representativas fueron El pájaro que soñaba, El espíritu del viento y El espejo de bronce. En estos relatos, la vida y la psicología aparece reflejada de un modo minucioso, que influyó notablemente en varios novelistas posteriores.
Juego Nocturno es el título del libro presentado esta tarde y mantiene esta tónica: “la narradora, es una mujer soltera de cierta edad, y sufre de una anemia de carácter maligno. Al nostálgico recuerdo de su madre, quien llevó una vida trágica, se une la hostilidad que siente hacia su padre”. Es una novela cuyo tiempo narrativo es corto, abarca apenas una tarde, desde la preparación de la cena hasta la hora de dormir. Como la mayor parte de la obra de la autora, el texto está permeado de conflictos sordos, que no  llegan a manifestarse abiertamente, y sus personajes mantienen una psicología de oscura confrontación familiar.

Para ampliar la cobertura informativa visite: Libro Habana TV

Editado por: Heidy Bolaños