Inicio
Cobertura informativa

Presentan los sitios web de Premios Nacionales 2013

por: Nancy Maestigue Prieto

Neyda es una persona muy profesional,
con un corazón y una inteligencia
poco comunes.

(Raúl Martell)

Siempre he tenido un espíritu cuestionador,
me gusta que la gente piense
.
(Nelson Ponce)

Editar y diseñar libros se convierte, para quienes lo realizan, en una adicción, por lo apasionante que resulta establecer esa relación entre las palabras y los colores; de ahí que Neyda Izquierdo Ramos y Nelson Ponce Sánchez hayan obtenido el Premio Nacional de Edición y el Premio Nacional de Diseño 2013, respectivamente.

Para la Editorial Cubaliteraria fue muy satisfactorio realizar los sitios web de estos dos creadores que fueron presentados en esta 24 Feria Internacional del Libro, La Habana 2015, donde se combinaron la experiencia y la calidad obtenidas a lo largo de los años en el trabajo de edición y la calidad del diseño.

La vida y la obra de Neyda se vio reflejada a través de una estructura bien concebida, con el objetivo de que cualquier interesado en conocer a esta mujer en su quehacer profesional pueda constatar por qué mereció el premio. Biografía, libros editados, galería de imágenes, cuajadas de amigos y personalidades que han reconocido su trabajo, porque ella tiene ese carácter que facilita la comunicación y el cariño. Alguien que no podía faltar en esas imágenes es Luis Rogelio Nogueras,  Wichy, su compañero en la vida, quien fuera, en muchas de ellas, el fotógrafo.

Pasado el recuerdo de Wichy, con un diálogo espontáneo y rico en anécdotas, se refirió a la responsabilidad del editor al enfrentarse al texto, ante el público lector y, sobre todo, en su relación con los autores. Y aunque admitió que, en ocasiones, es un trabajo poco reconocido, es consciente que no lo puede abandonar.

Por su parte, Edel de la Mola, al presentar el sitio de Nelson expresó que, en un primer momento, le sorprendió se le otorgara tal distinción a alguien tan joven, pero, cuando se preparaba para la presentación, comprendió que la cantidad y calidad de la obra creada por su amigo lo avalaba; algo similar ocurrió con los amigos más cercanos al diseñador, probablemente alguno se preguntó: “¿en qué tiempo lo hizo?”.

El contraste logrado en el diseño dio fe de la profesionalidad, no solo de los trabajos de Nelson Ponce, sino del propio sitio, cuya galería de imágenes abarcó buena parte de la obra de este talentoso diseñador, tanto en cubiertas e ilustraciones de libros como de carteles. También sorprendió a los presentes la cantidad de premios obtenidos en una carrera relativamente corta.

No pasó inadvertido el momento de apreciar su participación en actividades comunitarias y su relación con niños y otros intelectuales en el desarrollo de esta y hasta en performances.

La Mola se confesó su admirador y amigo incondicional, porque “siempre está dispuesto a entregar lo mejor de él en cada cubierta, cada ilustración y tripa de un libro”, porque “es un amante de la literatura, un protector del libro como objeto, un creyente apasionado de lo que hace”, sobre lo cual acotó Ponce: “Me gusta develarme y llevar las cosas a los planos de la realidad”, como una vía de mostrarse auténtico. Estos son los rasgos que permiten como bien dijo Edel de la Mola “entender por qué todavía lo apasiona y atrapa este mundo (el del diseño); por qué hoy sigue con el mismo arranque de sus inicios, la misma ilusión de lograr al final una bonita ilustración, un diseño atrevido, un buen libro”.

Para ampliar la cobertura informativa visite:

Libro Habana TV



Editado por: Nora Lelyen Fernández