Inicio
Cobertura informativa

Música de cámara menor es Lamento y perdón

por: Yohamna Depestre Corcho

¿El dinero puede comprarlo todo? Es la temática que aborda la novela  Lamento y perdón de Orlando Cardoso Villavicencio, Héroe de la República de Cuba, Prisionero en Lanta Buur, Somalia, durante casi 11 años. Ahora, el escritor lanza esta interrogante sin tomar partido y solo muestra esa pugna visible o subterránea de la realidad Cubana.
En la sala Portuondo a las dos de la tarde Abel Prieto, asesor del presidente Raúl Castro, fue presentador, de una manera amena y jocosa, de la novela del héroe de la patria, y acotó que los años de prisión no mellaron su ánimo ni su sonrisa. La novela lo sorprendió en su giro final, aun estando escrita sin pretensiones estilísticas, ni experimentación, sino de una manera sencilla y lineal.
De tragedia griega en tono menor, la clasificó el también escritor Abel Prieto, porque aborda los más bajo sentimientos humanos pero también las virtudes esenciales, dando un panorama de la realidad cubana actual. La prostitución, el materialismo, la droga, personajes carentes de patria, las drogas, el tráfico de personas. Un trío de mujeres terribles que catalogó como Las brujas de Macbeth, en que una de ella trata con dinero de comprarse una familia.

El presentador acotó al final que aunque este libro es para adultos muy puede ser leído  por jóvenes, por la temática que aborda. Además hizo un llamado a que se lea más pues estamos perdiendo ese hábito, no solo porque hay cada vez menos lectores sino porque cada vez hay más libros con menos calidad, pues hay una inteligencia que se ha ido desmoronando, donde no se conoce a Martí, solo al busto de mármol donde lo hemos colocado.
Orlando Cardoso al tomar la palabra dijo sentirse complacido por la presentación y las palabras del prólogo escrito por la Dra. Ortiz. Muchos lo criticaron por el final trágico de su primera novela de ficción, que pensó no escribirla, porque "le salió de trozo en trozo pues tenía tareas que cumplir." La escribió con recelos y cuidado porque a pesar de relatar cosas terribles, como el periodo especial, quiso que desde su narrador brotara la mirada de un hombre que ama la revolución pese a todo.
Fanático del diálogo hemingwayano narró para el público su estrategia de cómo se hizo escritor. La aventura comenzó, no cuando a los ocho años escribió su primera novela, sino desde la prisión de Somalia donde llenó sus largos años de cautiverio con libros de lectura que le enseñaron que saber es poder.

 

Para ampliar la cobertura informativa visite: Libro Havana TV

 

Editado por: Heidy Bolaños