Inicio
Cobertura informativa

Publicaciones Orto, un compendio de la historia intelectual

por: Yohamna Depestre Corcho

Al mediodía del sábado 23 estuvo presente Ediciones Orto en la sala José Lezama Lima con el compendio de una revista algo olvidada, a la cual honraron con el título de Órbita de Orto.

Alex Pausides habló de la compilación manzanillera que abarca desde 1912 hasta 1957 y que fue fundada por Juan Francisco Seriol. En ella se publicaron trabajos, colaboraciones y traducciones de autores cubanos y extranjeros. Aparecen cuentos, poemas, ensayos, crítica literaria, trabajos sobre artes plásticas -en especial sobre pintura-, estética, cine, música, educación, moral e historia. Contiene, además, reseñas y análisis de las últimas publicaciones, reflejo del movimiento autoral y cultural de Cuba e Hispanoamérica.

En sus páginas colaboraron Nicolás Guillén, César Vallejo, Gabriela Mistral, Lorca, y se incluyeron ensayos de José Martí, porque se destacó como órgano y nacionalista.

Ambrosio Fornet dijo que rompió el centralismo habanero, al ser portavoz de la más alta cultura de su época, además que anula el tiempo clásico de publicación tradicional, que son diez años, al mantenerse en circulación casi medio siglo.

Recordó cómo se distribuían por aquel entonces los ejemplares, de forma ambulante, y eso lo llenó de nostalgia ya que la revista Orto actualmente sale en formato digital y se distribuye en formato PDF. Hizo hincapié en leer las palabras de contracubierta que Ángel Larramendi Mecías le hiciera, porque describe en toda su magnitud lo que rescatan las páginas de la colección:

[…]En sus cuarenta y cinco años de existencia fue difusora, a un mismo tiempo, de obras de dos importantes movimientos literarios: el postmodernismo y el vanguardismo. Fue la revista de corte literario que por más tiempo se mantuvo en circulación y desplegó un esfuerzo constante y tesonero por sacar a Cuba de la insularidad, descubriendo lo mejor de su arte e historia a través de sus páginas. La Órbita... que hoy ponemos en manos del lector demuestra la validez de Orto desde el cumplimiento, con creces, de su cometido y su innegable universalidad, a la luz de una centuria.