Inicio
Cobertura informativa

Literatura mexicana actual: Vidrio molido y Son de sin ton ni son.

por: I. Rodríguez

Dos escritores mexicanos tuvieron a su cargo el cierre de la sala Lezama Lima en la tarde de ayer, durante la continuación de las actividades por la Feria Internacional del Libro Cuba 2013.

El poeta y narrador Luis Aguilar presentó su último título, Ground Glass / Vidrio molido, que apareciera el año pasado por acuerdo entre Mantis Editores, donde habitualmente publica Aguilar, y la Canadiense Book Thug.

Se trata entonces de una edición bilingüe, donde el también catedrático de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) realiza un recorrido por su ya amplia obra publicada y, junto a algunos poemas inéditos, nos ofrece un libro donde campea esa voz intimista, de aliento no pocas veces narrativo, que caracteriza su escritura: «Un hombre deja un gato entre las piernas / y el hombre ronronea».

Para las palabras de presentación estaba prevista la asistencia del poeta pinareño Nelson Simón, pero un imprevisto de última hora cambió el guión. Así, Aguilar leyó algunos de los textos de que integran su Ground Glass…, como Testamentos, Ropa sucia y Remedios Caseros.

Preguntado por este redactor sobre sus planes inmediatos, Aguilar reveló que tiene una novela en proceso de revisión y ya terminado el volumen de minificción Cuentweetos, que vendría a enmarcarse dentro de la llamada ”twitteratura”, una modalidad de relatos hiperbreves o nanocuentos que se está abriendo camino en la red de redes, gracias a los servicios de redes sociales como Facebook y Twitter.

Luis Aguilar nació en Tamaulipas, en 1969. Os olhos já desfeistos, Fruta de temporada y Lateral Izquierdo son las últimas muestras de una obra literaria que ya ha merecido importantes distinciones como el Premio Nuevo León de Literatura, el Premio Internacional de Poesía Nicolás Guillén y el Premio a las Artes Literarias de la UANL, entre otros.

Para el segundo turno llegó el narrador y poeta Fernando J. Elizondo, con el título Son de sin ton ni son (Ediciones intempestivas, Monterrey, 2012), acompañado de los escritores cubanos Alberto Guerra Naranjo e Ihoeldis Michael Rodríguez, en el rol de presentadores.

Este volumen de narrativa se mueve en dos dimensiones: una más introspectiva, con una línea recurrente de reflexiones y evocaciones que invitan a tomar prestada una frase de la jerga cinematográfica para describir el Son de sin ton ni son como un “libro de autor”.

Y en el otro extremo, hay un conjunto de textos más enfocados hacia la poesía prosaica, el interés recurrente por desmontar en piezas los procesos de percepción, un narrador descompuesto (desenfocado) en hemisferios cerebrales, o atropellado, espasmódico, cuya lengua es ya por completo un amasijo de planos sensoriales, espaciales... y nos salpica con esa sensación de fast-forward típica de la vida nocturna: “una mosca basta para que mi cabeza cambie de canal”.

Según este ingeniero mecánico y editor nacido en 1954, su tercer libro no presenta la unicidad estructural de sus anteriores propuestas. «En esta ocasión decidí hacer un libro de registro variados, que se pareciera mas a la vida cotidiana, donde los estados de animo se alternan».
 
Y muestra de ello tuvieron los presentes, cuando el escritor leyó algunas de esas piezas breves a manera de cierre.
 
Fernando J. Elizondo Garza publicó previamente Historias Megicanas y El Metodicón, además de estar incluido en varias antologías de narrativa y poesía. Actualmente es Director de la revista Ingenierías, y miembro del consejo editorial de las revistas Acústica y Papeles de la Mancuspia. Precisamente, de esta última estará presentando sus números 49 y 54 hoy a las dos de la tarde en el Centro Cultural Dulce María Loynaz.