Inicio
Cobertura informativa

La literatura indígena norteamericana

por: Nancy Maestigue Prieto

“Una de las preocupaciones centrales de la poesía indígena de los Estados Unidos es la vida después de la invasión europea”, expresa Janet McAdams al inicio del prólogo a la edición de En esa redonda nación de sangre. Poesía indígena estadounidense contemporánea de la Colección Lira de la Editorial Arte y Literatura, cuya selección fue asumida por la escritora norteamericana Catherine M. Edén y el también escritor, Víctor Rodríguez Núñez, quienes asumieron de igual forma la traducción de los textos.

Cuando uno se enfrenta a la lectura de estos poemas se imagina estar ante el testimonio de quienes, a partir de la poesía, escriben sobre sus propios problemas, inquietudes y esperanzas, porque con ellos intentan traer al presente, su pasado, y, a su vez, comprenderlo, para revivir una cultura autóctona con el objetivo de enfrentar el futuro.

Con un recorrido por la extensa y variada estilística heredada de las formas europeas, logran llegar a una más directa y experimental en la actualidad, utilizando recursos poéticos que, no por gusto, encierran no solo esa carga sugestiva del yo íntimo, sino que también esbozan esa necesidad de transmitir por medio de la palabra sin rebuscamiento la espiritualidad de su cultura, y que, al decir de los propios Víctor y Catherine, buscan llevar la representatividad de una poética vital, enmarcada en el siglo xx e inicio del xxi.

En esa redonda nación de sangre. Poesía indígena estadounidense contemporánea, da la oportunidad de poner al lector cubano en contacto con una poesía y una cultura muy maltratada que es presentada como una subcultura, cuando en realidad es la raíz de lo que posteriormente fue una nación.

Para Omar Pérez hubiera sido más interesante si a la antología se le hubiera añadido la poesía de poetas anónimos y del siglo xix, pero añadió que para el contexto cubano es la antología más actualizada, porque una anterior, publicada hace algún tiempo, termina donde nacen los que están en esta que se presentó.

Como la poesía no necesita de palabras, sino que se expresa por sí misma, más que seguir hablando sobre las bondades que posee En esa redonda nación de sangre... prefirió leer algunos de los textos que aparecen en el libro, no sin antes expresar: “La poesía norteamericana es como una poesía de una nación dentro de una nación, es una poesía de revancha”, en relación con su propia cultura.

La lectura provocó un silencio, al mirar los rostros de los presentes se pudo comprender que se llegaba a la esencia de una poesía que debe ser conocida y estudiada, como vía de incrementar el bagaje cultural y espiritual de nuestros lectores.