Inicio
Cobertura informativa

Cultura y Revolución en Venezuela
 

por: Onaisys Fonticoba Gener

Cuando se habla de Revolución, quizás, muchos se remitan a los referentes europeos de los siglos XVIII y XIX, o a los americanos de inicios de 1800, porque imaginarse una revolución en pleno siglo XXI, en medio de la globalización, el consumismo y las nuevas tecnologías resulta casi imposible para quienes no lleven consigo una vocación renovadora y una identidad auténticamente comprometida. Mas es la conjunción de pensamiento la que ha dirigido el proceso revolucionario en Venezuela, y la que le ha unido a la mayor de las Antillas y a los demás países que actualmente integran el ALBA.

El proceso bolivariano trajo para su pueblo un sinfín de transformaciones positivas, entre ellas destaca la cultural, cuya promoción ha contado con el apoyo de Cuba. Según dijo en la Casa del ALBA Cultural Ana María Oviedo, una de las funcionarias del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, el primer logro alcanzado en ese campo es que el pueblo venezolano se siente hoy orgulloso de serlo. «En un país que por siglos fue embaucado, ha sido una gran tarea volver a mirarnos dignamente», afirmó.

Con el gobierno revolucionario del presidente Chávez, en la nación andina se reflejaron en la Constitución, por vez primera, los derechos culturales y se creó un Ministerio para este fin. Sobre ese último hecho, Oviedo comentó que el surgimiento del Ministerio para la Cultura es expresión de la importancia que le concede el gobierno revolucionario a la espiritualidad del hombre. Con ese acto se desconcentró la gestión de la cultura pública, para establecerse en gabinetes culturales en los veinticuatro estados venezolanos.

En la esfera literaria, por otra parte, se incrementó la producción de libros; muchos de ellos distribuidos gratuitamente y otros expendidos, bajo un precio simbólico, en las librerías del Estado; establecimientos que ahora suman más de sesenta —número considerable— si se tiene en cuenta que antes del mandato de Chávez, no superaban la cifra de siete.

Mención especial merece la Misión Cultura Corazón Adentro, de gran impacto social, que cuenta con la asesoría metodológica de los instructores de arte cubanos. Este proyecto se desarrolla actualmente en ocho estados venezolanos y, para fines de 2013, estará generalizado por todo el país. «Solo el año pasado, dijo Oviedo, se realizaron veintiséis mil talleres de apreciación y creación». Y añadió:

Es increíble la rapidez con que nuestras comunidades aprenden, no solo conocen de manifestaciones artísticas, sino que generan un proceso de organización comunitaria que implica a todos. […] Pero los logros en la cultura venezolana, no son atribuibles solo al Ministerio, son un regalo que el pueblo venezolano se dio a sí mismo vinculándose a un sistema social más consciente de su soberanía.

En el conversatorio estuvieron presentes: el embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Cuba, Excelentísimo Señor Edgardo Ramírez, y representantes de la Fuerza Armada Nacional de ese país.

Como cierre del encuentro se presentó el documental Una vida nueva, sobre la Misión Cultura Corazón Adentro, producido por el Ministerio bolivariano para la Cultura.