Inicio
Cobertura informativa

Del batido de chocolate, el sol negro y otras dimensiones

por: Maydelis Gómez Samón

 

 

 

 

 

 

 

 

Siempre que presentan un libro de cuentos, los deseos de comprarlo aparecen. Sus autores hablan de cómo capturaron esas historias hasta atraparlas todas en un volumen y uno queda enganchado. Pero cuando de repente te seducen con cuatro libros de cuentos y uno que reflexiona sobre la ciencia ficción en Cuba y en el mundo, los bolsillos tiemblan.

Así le sucedió a muchos de los que asistimos a la sala Alejo Carpentier del Complejo Morro-Cabaña. Esperando por sus lectores estaban Batido de chocolate y otros cuentos de sabor amargo, de Alexis Díaz-Pimienta; He visto pasar los trenes, una selección de cuentos realizada por Félix Sánchez; Hipernova, de Vladimir Hernández; Sol negro la guerra sin ti, de Yaly, Alto Cronista (Michel Encinosa Fu); y La quinta dimensión de la literatura. Reflexiones sobre la ciencia ficción en Cuba y el mundo, de Yoss.

Batido de chocolate… es una compilación de narraciones que refleja la realidad cubana en estos últimos 50 años. Desde 1994, Díaz Pimienta no publicaba libros de cuentos, pero ahora nos ofrece este, en el cual hay historias con más de 20 años y otras muy recientes. “El título engaña”, aseguró el también poeta y repentista durante la presentación, “los cuentos tienen un toque social”. El lector encontrará relatos que recogen sucesos de ocurridos en Cuba, como la Operación Peter Pan; uno de los atentados realizados a Fidel Castro; las vivencias de dos combatientes en Angola; pero también “hablo de mi barrio, sobre el período especial, los testigos de Jehová. Muchas de estas historias siguen siendo palpables en parte de nuestra historia reciente”.

Por otra parte, He visto pasar los trenes agrupa textos, de más de una veintena de autores, relacionados con el tema del ferrocarril en Cuba. Félix Sánchez, su compilador, viene a llenar un vacío en la literatura de la Isla, pues como expresó durante la presentación “fuimos los primeros en Latinoamérica en tener ferrocarril y ese escenario había sido abordado más de una vez por grandes de las letras cubanas”. En el volumen se aprecia una rica gama de estilos que dan fe de la interesante cuentística nacional, desde inicios del siglo XX hasta nuestros días. Aquí encontramos relatos de Pablo de la Torriente Brau, Onelio Jorge Cardoso, Virgilio Piñera, Félix Pita Rodríguez, Mirta Yáñez, Jesús David Curbelo, Emerio Medina, y de noveles como Anisley Negrín.

La temática de la ciencia ficción continúa atrapando espacios en Cuba, y eso se evidencia con los títulos Hipernova y Sol negro la guerra sin ti, los cuales le permiten al lector, juzgar la calidad literaria alcanzada por este género en idioma castellano. El título de Vladimir Hernández está escrito desde la perspectiva del ciberpunk, una de las aristas de la ciencia ficción. Mientras que Michel Encinosa vuelve a entregar otro texto, ahora con más madurez, sobre Sotreum, ese mundo del sol negro creado por él.

Muy relacionado con estos dos títulos llega La quinta dimensión de la literatura…, aquí su autor agrupa una amplia gama de ensayos sobre el desarrollo de la ciencia ficción en Cuba, y además, al final, agrupa 50 textos que definen lo que es la ciencia ficción y que no deberían dejarse de leer. Para Yoss “escribir ciencia ficción es tejer la madera, pero escribir crítica sobre ciencia ficción es hilar la lana, y convertirla en el hilo para tejer la madera”. En el volumen se le advierte al lector que emprenderá un fascinante viaje a las fronteras de la imaginación, que lo llevará desde los dirigibles de vapor a los imperios galácticos.

Las propuestas de Letras Cubanas, están hechas. Usted solo tiene que elegir. Yo le confieso que me llevé los cinco libros a casa.