Inicio
Cobertura informativa

Desde las artes plásticas panameñas homenaje al Maestro

por: Kaly Smith Llanes

La última jornada matutina del viernes 22 en el Centro de Estudios Martianos trajo sorpresas. La develación y entrega de una obra pictórica original, elaborada por el sociólogo y pintor universitario Marco Quintanar, a nombre del Encuentro Latinoamericano de Nuevos Investigadores Sociales, en el contexto del aniversario 160 del natalicio de José Martí demostraron la vigencia del Apóstol en toda nuestra América.

Quintanar destacó que desde la pasada feria se desarrollan actividades que han posibilitado su presencia y la de profesores e investigadores en la isla. «El año anterior hicimos donación de diversas obras producidas por la Universidad de Panamá», manifestó. «Las nuevas generaciones de aquella institución quieren unir, mantener los lazos entre los pueblos de las dos naciones. Este es un simbólico homenaje con el que pretendemos darle continuidad a lo realizado en la 21 feria, y además de celebrar el nacimiento 160 de Martí, es nuestro deseo transmitir un mensaje: que el pensamiento martiano se encuentra vivo y que hay un grupo amplio de intelectuales que defienden esa actualidad» comentó el profesor panameño.

La mejor manera de hacer perdurar el legado de Martí está no solo en desarrollar teóricamente sus ideas, sino llevarlas a cabo en la praxis. Por ello la juventud panameña y muchos de los nuevos estudiosos de la universidad han efectuado un conjunto extenso de labores entre las que sobresalen las innumerables campañas por la liberación de los Cinco Héroes y  encuentros martianos, efectuados en varios países del continente.

El lienzo donado representa sucintamente momentos históricos que marcaron a nuestra isla del Caribe. Figuras y símbolos como Martí, Fidel y el yate Granma cobran vida en la creación para recordar que en América no existen las fronteras, como soñó el Apóstol. Con el estilo del arte popular, el concepto estético de la obra muestra «una naturaleza política, económica, social y cultural», al decir de su autor.

Ana Sánchez Collazo, directora del Centro de Estudios Martianos, recibió la tela en nombre de todos los trabajadores de la institución y  afirmó que esta se suma a un extenso fondo que recoge en sus más variadas facetas artísticas momentos de la vida de Martí, así como cualidades de su personalidad. En sus palabras finales alentó a fomentar y renovar las relaciones de la Universidad de Panamá con el centro, y con otras entidades cubanas que se dediquen al rescate y promoción del legado martiano.