Inicio
Cobertura informativa

Luis Hernández Serrano habla con Palabra de Mujer

por: Elisa Beatriz Ramírez Hernández

Una multitud de voces concurrieron este viernes en la presentación del libro Palabra de mujer, del periodista Luis Hernández Serrano. Más que el autor y su obra, se dieron cita en la Asociación Cubana de Naciones Unidas, en La Habana, numerosas personalidades que han seguido la obra de ese singular artífice de la información, así como lectores aficionados, amigos y algunos de los protagonistas del texto.

La Editorial de la Mujer ha traído hasta esta 22 Feria Internacional del Libro un volumen que recoge veintiún entrevistas hechas a mujeres, unas  reconocidas socialmente por su trayectoria y otras que, aunque menos conocidas públicamente, muestran sus valiosas experiencias, todas  publicadas en el diario Juventud Rebelde (JR).

Se incluyen testimonios de mujeres tan diversas como la líder revolucionaria Vilma Espín; la tercera nieta de Víctor Hugo, Marie Hugo; la revolucionaria argentina Fanny Edelman; la directora de coros de niños, Cuca Rivero; las cantantes, Esther Borja e Ivette Cepeda y otras artistas, combatientes, grandiosas féminas que en su cotidianidad resumen también a todas las mujeres cubanas.

En el proceso de edición participó la Dra. Miriam Rodríguez Betancourt, excelente profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana y  especialista en la temática de la entrevista, quien destacó en su presentación las mayores virtudes de la obra.

Mencionó Rodríguez Betancourt la valentía con que el escritor se acerca a entrevistar a personalidades altamente reconocidas y logra obtener importante información con valor de actualidad; lo cual solo es posible tras un proceso previo de indagación sobre lo publicado anteriormente. Esta “visión nueva y enriquecida” surge del “dato recreado”, la “pregunta aparentemente trivial”,  “la búsqueda impenitente del detalle singular”.

En las palabras iniciales  del libro, apunta la profesora: “Estamos ante un tipo de periodista convencido de que todo el mundo tiene algo digno de ser contado, y de que él es el encargado de averiguarlo y difundirlo”. Es por ello que otra de las cualidades inherentes a estos textos es el acercamiento humano a las entrevistadas, sin importar su profesión o procedencia.

Lejos de toda pretensión de altisonancia formal o verbal, de artificios que pudieran entorpecer el verdadero sentido de las palabras, nace  este libro en un ambiente fraterno y emotivo. Porque “a Luis Hernández Serrano lo que de verdad le interesa es aproximar al lector al ser humano que habita en cada personaje, a sus sentimientos más íntimos, a sus vivencias más queridas,  a sus opiniones más acabadas”, dejó escrito Miriam.

La profesora no pasó por alto tampoco esa característica singular del periodismo de Serrano, su afán de “curiosear”, lo que “marca la diferencia entre profesionalismo y rutina” y le ha ganado también ya una “marca registrada” en el gremio, concluye.

Será por eso que el periodista Ricardo Ronquillo, director editorial del diario Juventud Rebelde, afirmó en su intervención que Luis Hernández Serrano “calza una talla extraña” en el quehacer periodístico nacional; porque contra todos los prejuicios, sigue creyendo que “nuestros medios no pueden renunciar a sorprender al lector”.

Ronquillo subraya que esta “secuencia de revelaciones” reunidas en el libro, muestran a “un periodista exquisitamente sensible que se asombra y  nos asombra con la grandeza inconmensurable de la mujer”.

Al cabo de una hora de diálogos, cuando ya la sala estaba repleta de sonrisas y hasta retumbaron canciones de músicos invitados, cada uno de los presentes subió a escena para atestiguar su presencia en ese momento tan especial. 

Como buen periodista, este “pequeño gigante”, como le llaman sus colegas de JR, nos contó una vez más las historias de la gente, como las cuenta en las voces de sus entrevistadas, a quien él cedió, generosamente en este libro, la palabra.