Inicio
Cobertura informativa

Huella martiana prevalece en Venezuela

por: Kaly Smith Llanes

El fin del desempeño del Centro de Estudios Martianos como subsede de la 22 Feria Internacional del Libro fue para recordar. La mañana del viernes 22 terminó con la conferencia «Legado cultural de José Martí en Venezuela», del Dr. Alberto Rodríguez Carucci. En ella, el expositor desentrañó los estrechos vínculos que unen al Apóstol con la hermana nación.

Carucci agradeció la presencia en la sala llena de amigos, compañeros de investigaciones y asesores que, a lo largo de sus años de trabajo, contribuyeron con importantes aportes a su quehacer; y recordó que “venir a Cuba estimula y crea una mayor responsabilidad”.

El especialista señaló que “existen muchos estudios de la relación de Martí y Venezuela, sobre todo que se realizan en Cuba, y esa experiencia contribuyó a una madurez”. Dos figuras cardinales ejemplifican las perspectivas con que se enfocan los textos que revisan la estadía de Martí en Venezuela: Pedro Pablo Rodríguez y Salvador Morales. Sin embargo, en ese país latinoamericano nunca se han realizado investigaciones profundas que denoten el interés de los intelectuales por rescatar ese legado. Una mirada se centra en la fundación de la Revista Venezolana y otra que “toma la estancia solo como un dato que no tiene articulación adecuada, es una visión parcial del escritor cubano que está de paso en esa tierra”.

Para Carucci, nuestro Héroe Nacional establece dos tipos de relaciones en la tierra bolivariana. La de una primera llegada donde busca respaldo para el proceso independentista cubano y se conecta con un grupo de personas venezolanas que lo “absorben”; y la segunda, en la que hay aproximación y distanciamiento, “que no es alejamiento sino por tener una perspectiva crítica, un desde afuera también”. Pero lo que no se ha hecho es analizar a un Martí múltiple que deja huellas inmediatas en el país y este es el objetivo principal del conferencista, enseñar a los presentes que la herencia martiana en Venezuela es más que sus publicaciones, más que una simple estancia. “Tenemos una deuda con Martí”, apuntó. “intento hacer una propuesta para ver un poco, en términos históricos, cómo es posible hacer una periodización de los efectos de la obra martiana en Venezuela y cómo su presencia y su legado cultural marcan inflexiones que llegan hasta hoy día”.

Las obra producidas y publicadas por Martí mientras residió en la tierra de Bolívar son vistas como ajenas a la literatura y, en consecuencia, desvinculadas del proceso literario venezolano, sin que se advierta que Martí es ruptura de modelos anteriores y que propone insólitas miradas; además de su magistral oratoria, de la destreza de su producción epistolar y de sus crónicas periodísticas. Toda su creación es vértice entre letras y periodismo, abriendo nuevos caminos que, con el cambio de época, traerán aparejados novedosas opciones literarias.

Otra cuestión significativa son las miradas que hace el Maestro a Venezuela. Los momentos iniciales, marcados por transformaciones y auge modernizador, le hacen ver en esa nación una utopía; mientras que luego afinaría su visión crítica y descubriría los defectos, luego de vivir un tiempo allí. “Algunos críticos de antaño y de hoy toman posiciones contra Martí acusándolo de malagradecido, y negándolo, porque en un segundo período opinó fuertemente contra la sociedad venezolana”, destacó Carucci. Sin embargo, es necesario reconocer que señala los problemas que padece la sociedad; “es claro que para él la utopía del país y la cuidad de Caracas se disolvió confrontada con la realidad vivida”. El Apóstol desmonta y reconstruye desde el prisma crítico para legar verdad y reclamos en el proceso de edificar la nación.

Llamativas resultan, sin lugar a dudas, las opiniones literarias a quienes entonces y luego, serían prestigiosos escritores y estudiosos venezolanos. A partir de su crítica impresionista, Martí rescata la obra de esas personalidades que, en muchas ocasiones, perviven o son reconocidas gracias a los juicios martianos.

“Necesitamos redimensionar desde distintas zonas del continente la figura del Héroe nacional cubano, pues ha sido leído con tanto efecto en las dinámicas culturales de cada nación que ya forma parte de ellas”. La labor llama a complementar esas lecturas con estudios interdisciplinarios, para acercarnos a Martí desde todas las imágenes posibles, desde las imágenes nuestramericanas”, concluyó el investigador.

El 160 aniversario del nacimiento del Apóstol proporcionó una importante coyuntura para acercarnos a su figura. La articulación de diversas ramas del saber en torno a investigaciones o miradas primeras, pero sobre todo, ese intercambio fructífero, marcaron las jornadas del Centro de Estudios Martianos. Mucho se ha hablado del Maestro, pero también queda contenido de su obra por abordar, así como múltiples facetas de su personalidad o momentos de su vida que aún se nos muestran como misterios. Encuentros valiosos para precisar datos o adquirir nuevos conocimientos, enriquecen el ámbito cultural de los lectores. Sirva de ejemplo la amena charla del doctor Carucci para replantearnos acercamientos novedosos y agudos hacia un hombre que se ha convertido en un “sujeto supranacional” para América y el mundo.