Inicio
Cobertura informativa

Ácana es madera buena

por: Yanet Bello Reyes

La editorial Ácana destaca en la mañana de hoy con una entrega tan camagüeyana, como ella misma. Todos los títulos presentados en la sala Alejo Carpentier tienen en común a “la ciudad de los tinajones” como protagonista o escenario principal. Desde diversos géneros, puntos de vista, colecciones, incluso desde sus autores, los libros puestos a disposición del público poseen un aliento territorial que los distingue.

Siete las obras se pusieron a la venta en la Carpentier. La primera de ellas fue presentada por Pedro Pablo Rodríguez con un magistral uso de la palabra, como es natural. Se trata de Ansias de traspasar el horizonte: estudios sobre Julián del Casal, de María Antonia Borroto. El texto es un acercamiento a la labor periodística del poeta ,y en él, su la autora aporta elementos claves para comprender su pensamiento. Especie de paseo por la crítica hispanoamericana y cubana, junto a una revisión del mito del París que construyeran los modernistas. Borroto también nos ofrece una óptica general de la nación, a través de este “laboratorio de estilo” que es el periodismo de Casal.

La diversidad de la propuesta de Ácana nos lleva a las historietas: Al encuentro del Mayor, de Ángel Velazco Hernández, narra las aventuras de un mambí que se fue al monte con la novia, cuya madre escribe al mayor general Ignacio Agramonte denunciando el hecho. A partir de aquí, el protagonista comparte diversas aventuras, mientras se dirige al encuentro de El Mayor. Ángel Velazco es el creador de personajes tan conocidos como Kukuy y el Capitán Rascacio. Actualmente es jefe de diseño de la revista Zunzún.

Los Cuadernos de historia principeña (11), es una compilación de Elda E. Cento Gómez, investigadora de la Oficina del Historiador de Camagüey. Estos cuadernos pertenecen a la colección Suma y Reflejo, y constituyen documentos inapreciables para la investigación histórica y cultural de la provincia, y del territorio en general. Esta vez, los cuadernos, con la participación de seis nuevos colaboradores, aportaron nuevos estudios sobre la economía y la sociedad en la colonia.

Bajo la misma colección, el libro Las cofradías de los signos urbanos, de Marcos Antonio Tamales, se distingue por “ofrecer al lector pasajes que ilustran la formación del ser camagüeyano”. El autor, a pesar de no ser natural de la provincia, trabaja y vive en ese territorio. En su obra se refleja una preocupación constante por la ciudad y por la defensa de su cultura.

Lo más atractivo, o diferente de la propuesta, fueron los ejemplares de La furia de los vientos, de Pedro Armando Junco Pérez. Esta es la tercera edición del título, que cuenta con un prólogo del doctor José Rubiera. Este testimonio histórico literario narra el peor desastre natural en la isla, en boca de treinta y cuatro sobrevivientes. Se trata del ciclón de 1932, que arrasó completamente con el pueblo de Santa Cruz del Sur.

Otros título presentados fueron: Voces y escrituras, una recopilación de ensayos de Olga García Yero, donde recorre dos siglos de literatura cubana; Las implacables mansedumbres, poesías de Domingo Peña, y el libro de autoayuda Madura y crece emocionalmente, del doctor Orlando Sergio García.