Inicio
Cobertura informativa

La espiral del libro electrónico

por: Pablo Rigal Collado

Dos cosas contribuyen a avanzar: ir más deprisa que los otros o ir por el buen camino.
Descartes

La presencia del audiovisual y de la literatura en soportes digitales ha crecido exponencialmente durante la 22 Feria Internacional del Libro de La Habana. El recinto de San Carlos de La Cabaña ha visto incrementarse, en número y calidad, las propuestas vinculadas a las nuevas tecnologías, y entre ellas, el libro electrónico es  protagonista. En el futuro se hablará de un despegue, de una vieja aspiración que se ha concretado felizmente, todavía en un inicio tímido pero con pasos seguros.

El listado de presentaciones lo inició Cubaliteraria desde el viernes 15, con los e-books Cuerpos de mujer en el tiempo, de Diana Fernández y Marx y mis dos maridos, de Lourdes de Armas, narraciones que desarrollan el tema de la inserción de la mujer en la sociedad cubana actual desde el imaginario erótico femenino. El lunes 18, Citmatel presentó en bloque sus libros electrónicos en la sala de la Dirección de Publicaciones Periódicas, mientras la editorial Capitán San Luis en colaboración con Ruth Casa Editorial mostraron al publico los títulos digitales: Operación mangosta preludio de una invasión directa a Cuba, de Jacinto Valdés-Dapena; Del pensamiento económico del Che, de Lidia Turner Martí; La guerra biológica contra Cuba, de Ariel Alonso; De Colón al siglo XXI. Breve historia de Cuba, autores varios y Drogas y mentiras. Dos agresiones contra Cuba, de Juan Francisco Arias.

El martes 19, Ediciones Cubanas, a dos manos también con Casa Ruth Editorial, puso a consideración del público que llenó la sala Alejo Carpentier los e-books de Daniel Chavarría: Joy, Príapos, Cuentos para ser oidos, La piedra de rapé, y El mundo sigue andando. A esa esperada colección de títulos del uruguayo-cubano se sumaron Cartas desde la pasión, de Gertrudis Gómez de Avellaneda; Canción de Rachel, de Miguel Barnet; Eliades Ochoa de la trova para el mundo, Grisel Sande Figueredo; Polo Montañez, de Fernando Díaz y ¿Quién golpea las puertas?, de Ileana Mulet.

Ruth Casa Editorial regresó el día 22, esta vez en solitario, demostrando la importancia de su aporte al crecimiento del e-book en el mundo editorial cubano con la presentación, en la Casa del Alba, de: Fidel Castro Ruz, Guerrillero del tiempo. Conversaciones con el líder histórico de la Revolución Cubana; Paisaje familiar de Fidel Castro; Todo el tiempo de los cedros y Desde mi Habana de Katiuska Blanco Castiñeira, y los títulos de Fidel: La victoria estratégica. Por todos los caminos de la Sierra y La contraofensiva estratégica, de la Sierra Maestra a Santiago de Cuba.

Este sábado  Cubaliteraria presentará, en el espacio de Lecturas en la Red, La lengua impregnada, de Alberto Garrandés.

Para los niños Gente Nueva trajo su colección de autores cubanos y Cubaliteraria, su colección de Clásicos Infantiles.

A esta numerosa y diversa presencia del e-book se suman los debates y encuentros teóricos que propiciaron un intercambio necesario para el desarrollo de una tecnología que todavía tiene detractores e indiferentes. Basta pasar revista a algunos de esos eventos para percibir un interés estimulante: “Ciencia ficción y nuevas tecnologías” (Cubaliteraria); “Desafíos de la edición digital en la editorial universitaria Félix Varela. Experiencias” (Editoriales Félix Varela y Ruth Casa Editorial); “Experiencias en la edición y divulgación del libro electrónico”, conferencia de Raúl Torricella (Editorial Universitaria y Dirección de Publicaciones Periódicas); Conferencia “La plataforma E-Libro y las posibilidades que brinda para la difusión y comercialización del libro electrónico académico” (E-Libro, de Argentina y Salón profesional del Libro); “Literatura, tecnologías digitales y redes sociales: beneficios y peligros” (Centro Dulce María Loynaz); Panel “Géneros fronterizos. Innovaciones narrativas a partir de de los recursos de la web. ¿Qué pasa con la literatura argentina en internet? (Salón profesional del libro) y el coloquio “E-book: ¿Solo un cambio de tecnología?” (Cubaliteraria), que se desarrollará este sábado a las 10:00 a.m.

Otros encuentros tuvieron un carácter anticipatorio porque incluyeron en los debates realizaciones digitales que están aun más alejadas de la lectura tradicional y que inician cambios radicales en la manera en que concebimos el acto de “leer”. La Casa de la Poesía organizó un panel que constituye un ejemplo de ese tipo: “Poesía y New media. Interpretación de la poesía desde los nuevos medios”.

Esa irrupción crea nuevas expectativas, los lectores se alegran, preguntan y cuestionan. Falta lograr que el e-book  llegue a todos los lectores de la Isla, especialmente porque el acceso a internet y a  los dispositivos de lectura es insuficiente. Falta socializar el uso de los E-readers desde las bibliotecas y propiciar que en la feria todos los interesados puedan adquirir el libro electrónico en su propia moneda. Así se conocería el trabajo de algunas empresas que no pertenecen al sistema del libro y realizan e-books con mucha calidad visual, como es el caso de Citmatel, y se aprovecharía mejor, dentro de nuestras fronteras, la gestión de Ruth Casa Editorial, catalizadora para las editoriales cubanas del ICL por su experiencia y por la posibilidad real de comercializar estos productos en Ruth Tienda. Hay más retos que satisfacciones y ya no podemos ir más de prisa que los otros, en el mundo el e-book compite en su ventas virtuales con el libro tradicional; en Cuba es apenas un atisbo, pero sin duda vamos por el buen camino, ya podemos tocar el libro electrónico ¿con las manos?