Inicio
Cobertura informativa

Retamar y su Fervor por la Argentina

por: Elisa Beatriz Ramírez Hernández

A veces podemos preguntarnos:  ¿Qué es una Patria? ¿Acaso un lugar donde nacemos, una demarcación geográfica arbitraria? “Bien sé que hay recuerdos que se confunden con el alma y son quizás la verdadera Patria”. En esas palabras del escritor Roberto Fernández Retamar, se ilumina toda la esencia de su libro Fervor de la Argentina, que fue presentado este jueves en la casa del ALBA, en La Habana.

En el contexto de la 22 Feria Internacional del Libro, que tiene lugar en la capital cubana, la Editora Abril puso ante los lectores este volumen, con el “afán común de acercarnos cada vez más a nuestros pueblos de América”, señalaron sus editores.

La obra se publicó por primera vez en Buenos Aires, en 1993, y recoge comentarios, cartas, reflexiones, relacionados con la vasta literatura de ese país del sur. En estas páginas, Retamar conecta sus experiencias personales y profesionales con intelectuales como Julio Cortázar, Enrique Martínez Estrada, Haroldo Conti, Mimi Langer, María Rosa Oliver, Juan Gelman y, sobre todo, Jorge Luis Borges; pues la primera edición de este volumen de Retamar tuvo lugar dos décadas después de que se publicara Fervor de Buenos Aires, del propio Borges.
   
También pueden encontrarse aquí apuntes relacionados con el argentino-cubano Ernesto Guevara, el Che, y con el Héroe Nacional de Cuba, José Martí, quien fuera periodista en ese país.
 
A partir de tal concepción, el autor destaca la heterogeneidad del libro, por contener a la vez poemas, ensayos, artículos, epístolas, formas en sí mismas. En las palabras iniciales del volumen, apunta Retamar que  si hay en estas páginas “muestras de admiración, simpatía, cariño, hay también desde el comienzo mismo, polémicas, más o menos afortunadas. Aunque demás está decir que polemizar con alguien es también, para mí, otra forma de homenaje”.

El escritor Jorge Ángel Pérez, editor de este título y autor de otro libro que lleva nombre de tango argentino (Fumando espero), tuvo a su cargo las palabras de presentación del libro de Retamar, el cual calificó de “apasionado, intenso y lúcido”.

Destacó también Pérez la prosa “jovial y emotiva”, la “precisión del narador”, y  como una de las virtudes mayores del volumen, “su capacidad de estimular la búsqueda de respuestas...ponerle a pensar en asuntos que antes no le habían preocupado…sugerir lecturas”.

En las palabras de contraportada se puede leer la opinión explícita de su editor y ahora presentador: “sin dudas este libro brota del interés más vivo del espíritu, y la agudeza del carácter y el buen gozo. Es de la pasión y del talento que salen estas páginas, y del tiempo que fue sedimentando ese fervor”.

De ahí que Roberto Fernández Retamar evocara al inicio del texto las numerosas influencias culturales y artísticas que le llegaron desde esa nación del Cono Sur; cuando  afirma “y así me fui haciendo también argentino”.

Dijo Retamar en su libro, “mi amor por la Argentina es real…”, y como si siguiera en un mismo discurso que se hilvana por el tejer de la memoria eterna,  expresó el 21 de febrero del 2013, “no soy el único que ama a la Argentina, los cubanos tenemos un gran fervor por ese gran país”.