Inicio
Cobertura informativa

Bachiller llega a los lectores a través de la mirada de Martí

por: Martha Isabel Andrés Román

“Nació cuando daba flor la horca de Tupac Amaru; cuando la tierra americana, harta de pena, echaba a los que se habían puesto a sus ubres como cómitres hambrientos; cuando Hidalgo, de un vuelo de la sotana, y Bolívar, de un rayo de los ojos, y San Martín, de un puñetazo en los Andes, sacudían, del Bravo al Quinto, el continente que despertó llamando a guerra con el terremoto”. Con esas encendidas palabras, reflejo de la grandeza de un hombre y de la dimensión de su contexto, se refirió José Martí al nacimiento de Antonio Bachiller y Morales, padre de la bibliografía cubana y una de las figuras cimeras de la centuria decimonónica en la Isla.

Con el texto al que pertenece ese fragmento, aparecido en el Avisador hispano-americano el 24 de enero de 1889, pocos días después de la muerte de Bachiller, el Héroe Nacional de Cuba realiza un bello y profundo retrato biográfico del destacado intelectual y, al mismo tiempo, emprende la cartografía de una época y la argumentación exquisita de sus ideas sobre la independencia de Cuba, la realidad latinoamericana, la cultura y la sociedad de su tiempo.

La celebración el 7 de junio de 2012 del bicentenario del natalicio de Bachiller representó un incentivo para que Marlene Vázquez Pérez, bajo el sello del Centro de Estudios Martianos, regale al público cubano una edición crítica de aquella joya biográfica que el Apóstol de los cubanos dedicara al padre de la bibliografía.

“Hemos hecho la edición crítica de este texto con toda la información complementaria que lleva, la cual es de gran interés para estudiosos de la figura de Bachiller, de la obra de Martí, pero sobre todo, de toda la cultura y la política cubana del siglo XIX”, expresó a Cubaliteraria la autora del volumen.

Luego de la presentación del texto el miércoles 20 de febrero, en la sede del Centro de Estudios Martianos, Vázquez consideró además que el libro “resulta valioso no solo para especialistas, sino para todos aquellos amantes de nuestra nacionalidad, de nuestra historia, de nuestra cultura”.

Por su parte, el investigador e historiador Pedro Pablo Rodríguez apuntó que este texto martiano hay que leerlo más allá de Bachiller, “porque es el trabajo de un político sobre política cultural, del cual todavía tenemos mucho que aprender tanto  en Cuba y como en otras partes del mundo”.

Al referirse a la relación entre las dos figuras, el Premio Nacional de Ciencias Sociales 2008 manifestó que tienen muy poco que ver uno con el otro. “Bachiller es el típico intelectual de gabinete y Martí es el inquieto, el hiperactivo, el que no puede estar tranquilo. Sube las escaleras de dos en dos y escribe de todo. Bachiller escribe de muchas cosas, pero no escribe de todo porque no tiene la constante inquietud de  Martí”.

Pero, de acuerdo con Rodríguez, el Apóstol de los cubanos no puede dejar pasar a Bachiller. “En el momento que este muere, Martí se está abriendo camino como líder político y sabe que debe dedicar tiempo a escribir sobre esa persona tan importante para Cuba, los emigrados y los revolucionarios”.

“Bachiller no tuvo nada que ver con el 10 de octubre, nunca le pasó por la cabeza tomar un fusil o un machete. Es el hombre de gabinete, pero muy importante para el país. Como los generales de la guerra, este intelectual contribuyó a la Cuba en la que surgió Martí y al diseño de la Cuba futura”, afirmó el historiador, a quien está dedicada esta 22 Feria Internacional del Libro Cuba 2013.

Según Lourdes Ocampo, editora de este volumen, la investigación detrás del libro fue puntillosa y profunda, por lo que permite al lector adentrarse en una época pasada en la que todas las personas están identificadas con notas al pie de página, trabajo imprescindible para quienes estudian la obra del maestro.

“Se habla de Martí como el más universal de los cubanos, pero diría que en la etapa previa habría que referirse a Bachiller como un cubano realmente universal por su erudición, su amplitud de miras y la diversidad de saberes que unió”, señaló a su vez la autora.