Inicio
Cobertura informativa

El Centro Pablo de la Torriente Brau presenta algunos de sus libros y entrega su máximo galardón a reconocidos escritores

por: Onaisys Fonticoba Gener

Una vez más, la Nueva Trova halla sito en los textos de la literatura cubana. En esta oportunidad bajo los títulos Tras la guitarra la voz, de Orlando Castellanos, y La luz bróder, la luz. Canción cubana contemporánea, de Joaquín Borges Triana, ambos de Ediciones La Memoria, sello perteneciente al Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.

El primero de esos textos, escrito por el reconocido periodista y realizador radial que fuera Orlando Castellanos (1930-1998), compila ocho entrevistas que le hiciera a los primerísimos íconos del movimiento de la Nueva Trova, entre ellos: Sara González, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez y Noel Nicola.

En la presentación del libro en la Casa del ALBA Cultural, el escritor Guillermo Rodríguez Rivera afirmó que el mismo lleva al lector por diferentes momentos de ese movimiento cultural, su significación y evolución desde los años sesenta hasta la actualidad. “El texto —sentenció—  engrosará el patrimonio que necesitan los cubanos sobre su cultura. Volver sobre nuestra historia es un modo de saber cómo somos”.

De Castellanos se presentó, además, el disco compacto Palabra viva, dedicado a Eduardo Heras León. Este contiene la única entrevista que realizara al destacado intelectual cubano, así como una narración en la voz del escritor de Los pasos en la hierba.

Por otra parte, La luz bróder, la luz. Canción cubana contemporánea, de Joaquín Borges Triana, explora un área poco reseñada en la literatura nacional. El libro, conformado en cuatro bloques,  aborda desde la irrupción de una nueva generación en el escenario de la Nueva Trova, hasta hoy día.

De acuerdo con Vivian Núñez, en esta segunda edición su autor realiza una magistral cirugía de la época que trata, y expone magníficamente, a través de un acercamiento honesto y comprometido, a sus protagonistas.

En la cita se presentaron, además, el primer libro electrónico del Centro Pablo, Que levante la mano la guitarra, y el cuaderno Memoria. A guitarra limpia, volumen que contiene –entre otros materiales- un texto homenaje a Sara González, y otro, del trovador Silvio Rodríguez, sobre Orlando Castellanos.

Por otra parte, el premio Pablo, instituido desde 1998, es el máximo lauro del Centro Pablo de la Torriente Brau. Este año, y como parte de las actividades de la 22 Feria Internacional del Libro Cuba 2013, le fue conferido, por “ser un ejemplo de talento y tenacidad, por elevarse sobre los obstáculos e injusticias continuando su obra creadora y reafirmando su eterna condición de maestro, por su honestidad a toda costa”, a Eduardo Heras León.  Al recibir la distinción, el galardonado recordó el trabajo de esa institución en aras de la Cultura cubana y su admiración por el héroe que lo nombra, motivos por los que llevará el reconocimiento “colgado, como una medalla, en el corazón”.

También, en el marco de la Feria, el reconocimiento le fue entregado al  escritor e investigador Pedro Pablo Rodríguez.