Inicio
Cobertura informativa

Editorial mexicana publica poemario de Irasema Cruz

por: Milan Paz

La editorial mexicana Cultura, Arte y Tradición, A.C. acaba de publicar el poemario Morir sin muerte, de Irasema Cruz, incomprensiblemente el primer libro publicado a sus cuarenta y dos años, y se dice incomprensiblemente porque está considerada por algunos críticos una de las voces más personales de su generación.

“Amo la tranquilidad del grito y los muchachos inútiles. Esta ciudad no se parece a nadie”, dice Irasema en el prólogo de un cuaderno que agrupa sesenta textos de prosa poética que cuentan una historia donde sus personajes están situados en Jerusalén. Cinco personajes confrontados a la incertidumbre de una guerra interminable y el deseo de un regreso: a las raíces, a la identidad.

El título original de volumen fue Imprecaciones, con el que obtuvo en el 2008 el Premio Especial de la Embajada de Palestina en Cuba en un concurso convocado por la Unión Árabe de Cuba. En ese entonces, el poemario lo conformaban solo diez textos. Luego volvió a ganar el concurso en los años 2010 y 2012 con el resto de los poemas que integran definitivamente Morir sin muerte.

No es un libro metafísico aunque contiene esta forma espiritual de contemplar e indagar al mundo, sostiene Irasema y luego aclara: el título lo tomé de uno de los poemas que integran el libro donde los personajes todo el tiempo están tratando de morir de verdad. Por eso uno de los personajes dice: “Cómo será morir de muerte. Me aburro de la vida real y de la muerte real. Voy a morir y no hablo. El dolor se engaña. Y es que la muerte de tantas veces que me ha matado es un anuncio de luz a las orillas”, recita de memoria. Porque también Irasema es actriz.

Cuando le pregunto qué siente con la fiesta que le han preparado sus amigos en la Tertulia Aguas varias que conduce el poeta Mario Sobrino y que se ha celebrado en este mes de Feria del Libro en el Café Wichy del Pabellón Cuba, responde: mis amigos están más contentos que yo con la salida de este, mi primer libro publicado; no soy tan efervescente, por eso les agradezco que sientan lo que no puedo expresar con palabras. ¿Y la poesía, Irasema? Para mí es un fluido, una energía que tiene un carácter aleatorio. Y sí, creo que puede salvar al hombre sensible, al que está muerto en vida no hay nada que lo resucite.

Desde acá oigo que te gritan cuándo van a publicar el otro, si vas a seguir escribiendo, ¿no le vas a contestar? La verdad no creo que vaya a escribir mucho, no consentiré en repetirme. Los libros que voy a escribir ya están empezados y pienso terminarlos. ¿Y la ciudad, tú ciudad? “Pienso no partir, tomar whisky con los hijos que aún me quedan. No seré feliz, aunque sea feliz y parezca real. Que tonta he sido. Aquí puedo morir. Que me importa si Jerusalén tiene horarios difíciles”, recita la actriz. Porque también y sobre todo es poeta.