Inicio
Cobertura informativa

Hernán Rivera, un amante acérrimo de las palabras

por: Maydelis Gómez Samón

La obra de Hernán Rivera Letelier provoca cariño. Es imposible no querer a este hombre que ha rescatado de la desmemoria una parte de la historia chilena que se estaba olvidando y que él la ha ido desenterrando con sus libros. Eso lo pudimos comprobar esta tarde, quienes asistimos al espacio Encuentro con… en la sala Nicolás Guillén de la Fortaleza Morro-Cabaña, que conduce la periodista Magda Resik.

Rivera Letelier llegó a Cuba por primera vez en 2005, como jurado del Premio Casa de las Américas, y ahora regresa para la presentación del libro La Reina Isabel cantaba rancheras, publicado por la editorial de esa institución cincuentenaria.

Roberto Zurbano, director del Fondo Editorial Casa, recordó la importancia que tiene la literatura chilena en su catálogo. “La Reina Isabel… es una novela dura que trata el tema de las salitreras, la prostitución; pero también es un libro con un gran sentido del humor que a veces raya en lo grotesco”, indicó Zurbano, quien aseguró que “sus personajes son claves para entender una parte de la historia de Chile”.

La idea de narrar le viene a Rivera Letelier desde niño. Confiesa que la literatura fue su salvación en el desierto cuando trabajaba en las salinas. “Me costó mucho trabajo. Fueron casi 25 años de aprendizaje, desde que empecé a escribir hasta mi primera novela La Reina Isabel… Nunca fui a un taller literario ni a la universidad. Aprendí leyendo a los grandes. Comparaba mis versos con los de ellos y me daba cuenta lo mucho que me faltaba”, confesó el escritor del país austral.

La Reina Isabel…,
al igual que todas sus obras, tiene mucho de autobiográfica, afirmó Rivera. “Es la historia de mis amigos, de mi vida, pues trabajé 30 años en las minas y también la de mi padre que murió en ellas. Esas historias las desenterré y se las muestro ahora a los jóvenes de mi país y de todo el mundo”.

Hernán Rivera se define como un amante de las palabras, pero “soy esencialmente poeta. En mi narrativa trato de traspasar el fuego de la poesía a la prosa; el espíritu de la poesía a la prosa. Cuando descubro una palabra nueva, yo la investigo, la huelo, le subo la falda, la hago mía. Cuando encuentro una palabra antigua o en desuso, la recojo, le lavo la cara y la presento de nuevo en sociedad. Son un amante acérrimo de las palabras”, declaró.

También hizo referencia a los fuertes lazos que desde hace mucho tiempo lo atan con Cuba. “Allá en las minas chilenas un amigo me prestaba en esos años, las revistas Casa de las Américas, estas fueron muy importantes en mi formación, porque ahí conocí a los grandes escritores de Cuba y de Latinoamérica”, expresó.

Durante el Encuentro con... también se conoció que muy pronto será publicado por el mismo fondo editorial La contadora de películas, una novela corta que narra la historia de una niña en el desierto. Y con la cual los cubanos podremos corroborar que Hernán Rivera Letelier es uno de los escritores imprescindibles de la literatura latinoamericana contemporánea.