Inicio
Cobertura informativa

Sueños y letras de los jóvenes latinoamericanos

por: Elisa Beatriz Ramírez Hernández

El tercer Encuentro de Jóvenes Escritores Latinoamericanos se inauguró este martes en el Centro Cultural Dulce María Loynaz, en La Habana, como parte del programa de actividades previstas en la 22 Feria Internacional del Libro que tiene lugar en la capital cubana.

Invitados de casi una decena de países convergen en esta cita en busca de una «literatura que se conecte, que intente soñar y pensar al lector futuro», porque «este es un espacio para soñar libros en ciernes», según afirmó en las palabras de apertura Jaime Gómez Triana, vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz, que agrupa a los jóvenes artistas cubanos.

En la inauguración, Yanelis Encinosa, especialista del centro anfitrión, destacó también los resultados visibles de ese foro, en tanto ha servido para dar voz a estas nuevas generaciones de escritores del subcontinente, que han querido tender puentes a partir de esta iniciativa.
  
Uno de los frutos de ese empeño es la antología que se presentó en la jornada inaugural, una selección hecha por el poeta chileno Javier Norambuena y el cubano Luis Yusseff Reyes a cargo del sello Literal Ediciones. Con el título Las ondulaciones permanentes. Última poesía cubana, aparecen «más de una treintena de propuestas iniciales que pueden será asumidas como una muestra de los más representativo del proceso de escritura en Cuba, que por permanecer en estado de gestación, resulta sumamente resbaladizo a críticos, ensayistas…», según se declara en el prólogo, escrito por los propios los compiladores.
  
Bajo la inspiración del maestro José Lezama Lima, surge el título “ondulaciones permanentes”, un verso que pertenece a su novela Paradiso, y según ambos antologadores, «recoge lo inestable e inquieto, inclasificable y fértil de escrituras aún en ciernes, fraguándose en la contingencia y estableciendo puntos de contigüidad con la tradición poética desenvuelta en la Isla». En la antología se pueden leer textos de autores nacidos entre 1977 y 1987, entre ellos Mariene Lufriú, Legna Rodríguez, Osmany Echeverría, Yunier Riquenes, Jamila Medina, y muchos más.
  
Otro momento de la jornada inaugural del encuentro fue la presentación de ponencias sobre literaturas nacionales. La especialista cubana Yanetsy Pino se refirió al comportamiento discursivo en la poesía cubana contemporánea escrita por mujeres, tomando como punto de partida la apertura editorial 1975 hacia la literatura de féminas cubanas. Sin embargo, apunta la autora, su estudio indaga también en otras generaciones anteriores, pues “muchos aspectos de la escritura de las poetisas cubanas actuales se relaciona a través de nexos literarios y recurrencias con otras autoras del siglo XX en el país”.
  
Por otra parte, desde México llegó también una exposición de Adriana Grimaldo, quien hizo énfasis en la publicación en el 2010 en su país de una colección titulada 18 para los 18, que incluía 18 novelas cortas de 18 importantes autores mexicanos contemporáneos.  
    
Con obras de clásicos como Carlos Fuentes, Elena Poniatovska y Rafael Bernal, varias instituciones culturales y fundaciones sociales mexicanas buscaban acercar a los jóvenes a «una literatura muy amena pero profunda, quitando el tabú de que a los chicos nada más les interesaba la ciencia ficción» declaró Grimaldo.
    
No podía faltar, obviamente, una deliciosa lectura de poesías de algunos de los jóvenes participantes. Se leyeron textos del argentino Darío Samino, con la novela La ciudad ambulante, del mexicano Leonardo Martínez, su volumen El huerto y la ceniza, así como el ecuatoriano Freddy Ayala, y el chileno Oscar Saavedra.
   
Se escucharon también los duros versos del puertorriqueño Xavier Varcárcel, que dibujaba una “tristeza con corbata”; la insularidad y los gorriones en el libro de la ecuatoriana Siomara España; y la novela GOO y el amor, de la chilena Claudia Apablaza, que este año la editorial cubana Arte y Literatura ofrece en la feria.
 
Durante cuatro días sesionará el encuentro de jóvenes escritores latinoamericanos, con un intenso programa de actividades como lecturas de poesías, mesas de debates y presentaciones de libros. El próximo viernes 22 se prevé que los invitados al evento asistan a la entrega del Premio ALBA Narrativa 2013, que tendrá lugar en la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, sede principal de la feria literaria