Inicio
Cobertura informativa

Contar la historia con sus matices

por: Onaisys Fonticoba Gener

Mártires del Granma, de Juan José Soto Valdespino, y Lucharemos hasta el final. Cronología 1956, de Rolando Dávila Rodríguez, son dos textos unificados con el propósito de incentivar en las nuevas generaciones  la aprehensión de la historia del pueblo cubano, sus luchas, valores y  líderes.

El primero de los textos —publicado de conjunto con la Casa Editora Abril— inaugura la colección Semilla, de la Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, la cual se propone acoger títulos relacionados con importantes sucesos de la historia cubana.

Mártires… recoge en sus páginas la biografía de 21 jóvenes que desembarcaron en el Granma y es el resultado de un arduo trabajo investigativo realizado por su autor desde mediados de la década del ochenta. Según explicó Soto Valdespino durante la presentación del libro, en la Casa del ALBA Cultural, entre los años 1986 y 1987 las biografías contenidas en el mismo fueron publicadas seriadamente en el periódico Granma, luego de lo cual se sometieron a un proceso de enriquecimiento y actualización, hasta ser acopiadas en el nuevo volumen, «se trata de semblanzas elaboradas a partir del testimonio de los familiares de esos héroes y de artículos publicados en la prensa nacional, en aras de presentar un material verosímil y atractivo, que no se resuma en frías biografías».

Añadió que Mártires… plantea la situación real que se vivió a fines de los cincuenta, contexto de necesario conocimiento para los jóvenes, seguidores de la generación del Granma.

La colección Semilla se inspira en el pensamiento de José Martí: «los muertos no son más que semilla y morir bien es el único modo de seguir viviendo», el cual estampa en su contraportada. La próxima edición se estima sea un texto relacionado con los mártires del 26 de Julio.

Al igual que el libro de Soto Valdespino, Lucharemos hasta el final. Cronología 1956, resulta una propuesta encaminada a revisitar los hechos más significativos de ese año en la lucha revolucionaria.

Según declaró su autor, Rolando Dávila Rodríguez, este libro es la conclusión de un proceso investigativo concebido para auxiliar el estudio de esa epopeya. Los sucesos referidos, señaló, acontecieron fundamentalmente en las regiones urbanas.

Entre esos hechos Dávila destacó el rejuego de la oposición burguesa con intención de conducir la lucha por vías pacíficas, la “Conspiración de los Puros”, el recrudecimiento de la represión batistiana; así como la alusión que se hace en el texto a las figuras de Frank País y José Antonio Echevarría.

La cronología de 1956 es el segundo libro de la tetralogía comentada Lucharemos hasta el final, que propone una relación de las acciones acontecidas entre 1955 y 1958.