Inicio
Cobertura informativa

Dos títulos trascendentales: Versos Sencillos y Nuestra América

por: Kaly Smith Llanes

Como cierre de las actividades, el martes 19, en el Centro de Estudios Martianos, se presentaron dos obras paradigmáticas de nuestro Héroe Nacional: Versos Sencillos y Nuestra América. Sin embargo, en estos momentos las dos creaciones poseen singularidades: la primera porque es una edición bilingüe –español-inglés- y la segunda porque vuelve a ver la luz la edición crítica de Cintio Vitier.

Versos Sencillos es un cuaderno escrito y publicado por Martí durante su exilio en Estados Unidos. La edición bilingüe cuenta con la traducción al inglés de la profesora estadounidense Anne Fountain quien imparte cursos de Español y es la coordinadora de los Programas de Español y de Estudios Latinoamericanos en San José State University, California. La valiosa entrega respeta la necesidad del poeta de «poner el sentimiento en formas llanas y sinceras». Se incluye la biografía del autor, introducción y notas a los Nuestra Américapoemas para permitir a los nuevos lectores apreciar mejor el intenso tono personal de los versos martianos, «las nobles palabras de aquel corazón generoso»”.

Maia Barreda, editora del libro, comentó los avatares para realizar el trabajo intentando mantener el tono directo, el lenguaje simple, cualidades vigorosas propias del autor. Igualmente comunicó que el objetivo de Anne Fountain con la traducción era “comunicar el sentido del texto martiano y al mismo tiempo mantener una rima constante y crear versos que posean un ritmo natural al leerlos en voz alta. He seguido el esquema de la rima original siempre que ha sido factible, pero he tratado de no forzar el sentido en aras de preservar la forma. Asimismo fue una prioridad mantener un metro que fluyese bien en inglés –reprodujera o no exactamente el metro martiano. Principalmente he percibido la obra como un todo y en cada poema busqué entregar versos que representaran en inglés el mensaje o el estado de ánimo de Martí”. Por ello se puede decir que la edición bilingüe consistió en un arduo trabajo de cotejos con otras traducciones realizadas en Estados Unidos, además de una especialización que permite llevar a otro idioma la polisemia martiana difícil de traducir. Barreda destacó que el texto “llena una carencia de la editorial y que se debe tener en cuenta para que en otros momentos se produzcan este tipo de obras bilingües que ayudarían a la comprensión total de los lectores no hispánicos”.

Distingue esta publicación la portada que reproduce una obra del pintor contemporáneo cubano, Carlos Guzmán. En la cubierta aparece un singular José Martí, visto desde la perspectiva personalísima del artista.
  
A un poco más de 120 años de su publicación –aparecido por primera vez en La Revista Ilustrada de Nueva York, el 1 de enero de 1891 y el 30 de enero de ese mismo año en El Partido Liberal de México-, Nuestra América continúa siendo un texto indispensable si se quiere conocer a profundidad Latinoamérica. Los estudiosos se han centrado en los males de Hispanoamérica que José Martí denuncia, en la importancia histórica y política del texto,  en su estructura, y finalmente en su vigencia. La reedición de Nuestra América con las notas y apuntes de Cintio Vitier resulta de vital significación.

José Bedia, quien tuvo a su cargo las palabras de presentación del libro, expresó que en literatura el texto martiano “atraviesa la ensayística sentando pautas” y que esta reedición entrega el aporte intrínseco de las palabras de Martí junto con las notas esclarecedoras que Vitier le imprimió. Quien desee desentrañar el sentido del texto del Apóstol necesariamente debe remitirse a la edición crítica que le ayudará en este sentido. Por lo cual la entrega tendrá enorme acogida, como en otras ocasiones, pues lo mismo un lector especializado que aquel que quiere admirar la prosa martiana encontrará en sus páginas la sabiduría de dos grandes de las letras cubanas.