Inicio
Cobertura informativa

Cuentos del arañero

por: Nancy Maestigue Prieto

Resulta edificante tener la posibilidad de participar en la presentación de un libro como Cuentos del arañero, del estadista de gran sentido humano Hugo Rafael Chávez Frías, que se realizara en la sala Nicolás Guillén, en un cálido mediodía de la 22 Feria Internacional del Libro, Cuba 2013.

“Permítanme siempre estas confidencias muy del alma, porque yo hablo con el pueblo, aunque no lo estoy viendo; yo sé que ustedes están ahí, sentados por allí, por allá, oyendo a Hugo, a Hugo el amigo, no al Presidente, al amigo, al soldado...” Estas primeras palabras con las que se encuentra el lector fueron pronunciadas por el presidente Chávez y son las que dan entrada a los cuentos relatados por él mismo.

Los compiladores y presentadores del volumen: Orlando Oramas León y Jorge Legañoa Alonso tuvieron a su cuidado el contacto del público con los relatos que lo integran.

Al decir de Oramas, Cuentos del arañero, después de su publicación, fue presentado primero a los médicos y enfermos de La Pradera, y afirmó que a 24 horas del regreso de Chávez a su patria, da la “impresión de que habrá nuevos cuentos, porque hay Chávez para siempre”. Este volumen recopila relatos contados por su autor en el programa Aló, Presidente, desde el primer domingo que salió al aire. En n ellos también se compilan el amor, el culto a su pueblo, los sentimientos de entrega a su Venezuela y la causa de los desprotegidos, que son su vida.

Marcó que en su estilo, rompe con las estructuras convencionales de las reglas que rigen la utilización de técnicas y usos y conjugación de los verbos, por su espontaneidad, para decir lo que piensa, y con ello gana en intensión porque “lo vive, le da sonido” desde su perspectiva. En su lenguaje aparece el estadista, pero también el hombre de pueblo, y en ocasiones utiliza palabras que no aparecen en los diccionarios, y que generalmente arrancan la sonrisa o la carcajada, pero es un libro muy serio, porque en sus líneas refleja el dolor del pueblo.

Algo que indiscutiblemente no podía faltar en este libro es la relación tan estrecha que existe entre Fidel y Chávez, y se refirió a una de las anécdotas que, a propósito, aparecen en el libro y que tituló “Dos tipos que andamos por ahí”, que cuenta una conversación sostenida entre ambos, donde se preguntan por dónde anda uno y el otro, y al final el Comandante le dice: “...es que tú y yo, Chávez, no somos presidentes, sino somos dos tipos que andamos por ahí”.

“Si yo tuviera que titular un cuento aparecido en una próxima edición de Cuentos del arañero, le pondría: “Fidel es Chávez, Chávez es Fidel”, por esa unidad intelectual y de entrega que ambos han demostrado a lo largo de sus vidas.

Jorge Legañoa contó la sorpresa de una señora, que vio entrar a Chávez caminando al hospital de Caracas a donde fue llevado, con su paso fuerte, no en camilla; algo que pone de manifiesto lo que vale este presidente. Y acotó que “nos enganchó a todos” cuanto aparece en el libro, que es dicho por él, por un llanero venezolano, un bromista, siempre hablándole a su pueblo, porque “él es el pueblo” y lo hace con un lenguaje folklorista y coloquial.

Un título tan singular, también debía tener una historia; Legañoa la contó, y no es otra