Inicio
Cobertura informativa

Personas invidentes podrán leer también a Daniel Chavarría

por: Lilien Trujillo Vitón

El nombre y la obra de Daniel Chavarría son ampliamente conocidos entre los más variados públicos. Personas de todas las edades e incluso de los lugares  más diversos del mundo, se deleitan con cada una de sus novelas. Sin embargo, hasta ahora la magia de sus relatos era un universo desconocido para las personas invidentes.

Gracias a la gestión de la Asociación Nacional de Ciegos (ANCI), algunas de las obras del Premio Nacional de Literatura al que se dedica la Feria Internacional del Libro ya están al alcance de las personas con tal discapacidad, no solo en el sistema  Braille, sino también en formato sonoro.

La versión en Braille del libro Adiós muchachos; así como El rojo en la pluma del loro y Allá ellos, en sendos discos compactos, se unió a la presentación de otros textos de la ANCI que tuvo lugar esta mañana en la sala Alejo Carpentier de la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña.

Escritos también en Braille, se lanzaron los textos Manual Instructivo de Tifloinformatica, de Yesenia Smith, Dos mitades de un todo, de José Manuel Ramos y Relatos de la abuela Celima, de Celima Bernal.

La lectura de un fragmento de la nueva versión de Adiós muchachos, por un joven invidente, conmovió al auditorio e impresionó sobremanera al autor de la obra, cuya mirada brilló de orgullo y sorpresa mientras escuchaba. Después de los aplausos alzó su voz en merecido elogio al adiestrado lector: «No como tonto cumplido o cortesía, pero ver la prestidigitación de tus dedos me ha hecho pensar que estos equivalen a ojos muy videntes.»

Pasada la emoción inicial, se presentó el título Manual Instructivo de Tifloinformática, obra en tres tomos que abarca tanto los orígenes de la computación como el trabajo con programas pertenecientes a Microsoft Office y la navegación a través de internet. Al mismo tiempo, el texto desglosa la metodología para que las personas ciegas o de baja visión no se sientan inútiles y tengan la misma posibilidad de un vidente delante del ordenador.

Por otra parte, Dos mitades de un todo, constituye un homenaje al destacadísimo poeta cubano conocido como el Indio Naborít. El texto compila dos testimonios, "Un indio al son de la historia", del propio bardo y  "Presencia de Naborit en Eloina", de su esposa  Eloina Collado.

La propuesta de Celima Bernal, dirigida al público invidente infantil, constituyó otra de las novedades de la cita matutina. Inspirada en la idea de que los sordomudos echan a volar las palabras y los ciegos la acarician, llevó a la autora a confesar que la idea de que los niños ciegos puedan leerlo la emociona muchísimo y aún más, la hace verdaderamente feliz.

Tanto la inclusión de la obra de Daniel Chavarría en el catálogo de la ANCI, como la publicación de otros textos igualmente relevantes para la comunidad de invidentes de Cuba, constituyen una confirmación de los privilegios y la atención que reciben  las personas con discapacidades de esta naturaleza en la Isla.