Inicio
Cobertura informativa

Historia, sexo y cine…  movedizos entre la ficción y la realidad

por: Onaisys Fonticoba Gener

Para quienes gustan de conocer sobre la naturaleza humana, las razones de su comportamiento, los prejuicios e ideologías que le mueven y para aquellos a quienes la Historia no les ha satisfecho con sus explicaciones, Sexo de ciudad. Visitaciones de un peregrino, de Alberto Garrandés, y Buscando a Caín, de Elizabeth Mirabal y Carlos Velazco, resultarán un acierto en esta 22 Feria Internacional del Libro.

El último de los títulos versa sobre la vida y obra del periodista cubano Guillermo Cabrera Infante, propósito que logra a través de los testimonios de intelectuales y otras figuras relevantes de la vida social de la Isla que coincidieron con él en la década del sesenta.

Figura controvertida por su postura contraria al régimen socialista, Guillermo Cabrera resulta uno de los más prolíficos escritores del siglo pasado, nacido en la mayor de las Antillas.

De acuerdo con la doctora Graziella Pogolotti, Buscando a Caín marca el cierre de un ciclo de búsquedas en torno a Guillermo Cabrera Infante (GCI), pero a la vez siembra la necesidad de recuperar otros elementos del pasado.

En las bibliotecas y los archivos -dijo la escritora cubana- están todos los documentos, pero ellos no se articulan por sí ni ofrecen la totalidad de una época o de su atmósfera. Este libro preserva en sus múltiples acercamientos una visión poli-étnica de la personalidad de GCI, tal y como fue vista por sus contemporáneos, con todas las contradicciones implícitas, afinidades y diferencias.

Pogolotti añadió que los testimoniantes  del libro confluyen en una especie de “juego de imágenes” pues no solo narran su versión y visión de la figura de Cabrera, sino que se reflejan a sí mismos en sus relatos.

“Celebro la aparición de Buscando a Caín –concluyó- por la ejemplaridad del trabajo de investigación de sus autores, por la capacidad literaria para construir esta narrativa, y por plantearnos a todos nosotros nuevos desafíos. Tenemos un libro que es un testimonio, pero que a la vez es un libro disfrutable, que nos hace entrar en ese terreno movedizo que separa la ficción de la historia”.

Por su parte, Sexo de cine. Visitaciones de un peregrino, de Alberto Garrandés, propone otra perspectiva de análisis sobre el sexo “explícito” en el cine contemporáneo.

Filosofías del autor sobre el sexo y el erotismo, la mirada erótica en la cinematografía, su insinuación o perpetuación en los largometrajes… son algunas de las rutas que el lector descorrerá en el texto.

Según indicó el propio Garrandés al inicio del volumen:

La levedad de este libro tiende a apartarlo, al menos directamente, de las teorías y sus esquemas, y enfatiza su índole dialógica y la concisión de sus asedios. Una de las cosas que más aprecio de él — fuera del hecho de haber cumplido con mi propósito, casi exclusivo, de subrayar y describir ciertas graficaciones del sexo en el cine, en las cuales la artisticidad y condición apelativa son indicios de un proceso de suscitación de sentidos—, es el riesgo de acceder a una escritura lacónica, sincrética, que podría  diluirse en el habla de acuerdo con ese destino místico que anhelo consumar, con respecto al ensayo.

Se trata, en resumen, de un texto que desde una visión personalísima, apartada de teorías y esquemas preconcebidos, brinda al lector la posibilidad de hallar una nueva imagen (o de crearla por sí mismo), sobre el sexo en el cine, o mejor, “de” cine.