Inicio
Cobertura informativa

"Criador de escritores"
Entrevista al escritor argentino Mario Goloboff

por: Madeleine Sautié Rodríguez

El escritor y catedrático argentino Mario Goloboff, autor de la biografía de Julio Cortázar, disfruta estos días los aires festivos de La Cabaña. ¿El motivo particular? La presentación en la Feria de su novela Criador de palomas, que con el sello editorial de Arte y Literatura  acaba de ver la luz.

Poco antes de la presentación de esta obra en la sala Alejo Carpentier, Cubaliteraria conversó con este destacado docente de la Cátedra de Literatura de la Universidad Nacional de La Plata. He aquí sus impresiones.

¿Cómo recuerda su primera aventura literaria?

Cuando era muy joven fundamos un grupo integrado por estudiantes de Medicina, Ingeniería, Derecho, y otras carreras,  que se llamó Poesía La Plata, eso fue hacia 1960. Hicimos varias lecturas públicas,  editamos juntos un librito, algo que se llamó Editorial hoy en la cultura, de gente de izquierda en el campo de la cultura, y editamos esa selección de poemas. Luego me integré al Consejo de Redacción de la revista El escarabajo de oro, que quedó también en la historia literaria, dirigida por Abelardo Castillo, había entonces una tradición de revistas. Después fundamos Nuevos Aires, una revista más cultural, de ficción y de pensamiento crítico, junto con Vicente Battista. Duró más o menos cinco años hasta que vino la dictadura y emigramos: él a España, y yo a Francia a donde fui a vivir en el año 1973.

Y después vino la narrativa, ¿qué pesa más, el poeta o el escritor?

Todo, porque yo considero que toda la escritura es una escritura poética. La primera novela que  escribí, Criador de palomas, que se acaba de publicar aquí, inicia lo que yo llamo la saga de Algarrobo, que es un pueblo mitad imaginario, mitad real,  porque está lo que yo viví en mi infancia. No existe físicamente, sí hay un poblado con ese nombre en el que hoy hay tres familias; pero el que yo fundo en mi literatura está en el medio de la pampa, que es donde yo nací, donde viví, en la región pampeana.

¿Qué formas adopta la poesía  en Criador…?

Hay un lenguaje poético. Yo soy un lírico que cuenta historias, intento fundir la poesía con la narrativa y elaborar una narración poética; el que lea la novela se dará cuenta.

¿Qué papel le confiere al trabajo del editor en la literatura?

Eso es más diverso. Una cosa es editar una revista por vocación literaria, y otra es ser un editor comercial en un país capitalista, donde lo que persiguen las empresas es el beneficio material y económico, y donde lo cultural y literario pasa a un segundo plano. Y en el caso del trabajo de edición de un libro, te puedo decir que he  sido editado por muchos, y diferentes. Hay algunos que sí, que son editores ocasionales y editan lo que ellos consideran buena literatura, son los menos en los países capitalistas.

Usted es un reconocido docente, ¿Qué puntos de contacto tienen para usted escribir e impartir clases?

Eso es interesante porque en general la mayoría de los docentes en Argentina, o en Francia, donde también ejercí la docencia, no vienen de la literatura, sino de la pedagogía, la cual han elegido como carrera, en este caso la enseñanza de literatura, pero no vienen de la escritura y mucho menos de la escritura poética y de ficción. Así que a mí me parece que eso es fundamental para enseñar, porque los estudiantes, al menos en mi caso, reciben la enseñanza crítica de alguien que participa en la producción del texto. Creo que eso puede ser un plus.

¿Prefiere escribir o enseñar?

Pues ambas cosas. Me gusta mucho la enseñanza, actualmente estoy llevando talleres de escritura en la Biblioteca Nacional. Empecé con estas clases hace ya diez años.

¿Para escritores?

No, para gente que quiere escribir. No para graduarse en letras. Vienen médicos, abogados, amas de casa, y disfruto mucho el enseñar teoría y práctica de la literatura a gente que quiere escribir, producir textos.

¿Cuánto de Mario hay en Criador…?

Hay bastante, de mi vida, de mi infancia y adolescencia. Todo texto de creación y de ficción es, en cierta medida,  autobiográfico; y la he elegido porque ha querido la vida que a partir de su aparición este haya sido el relato más gustado, más leído y comentado.

¿Cuántas novelas tiene publicadas?, ¿alguna inédita?

Cinco publicadas y otras inéditas, y trabajo en varias a la vez. Una de ellas trata sobre una civilización precolombina que habría existido en los alrededores de Algarrobo y en ella la voz narrativa es la del cacique.

¿Qué ha significado ser el biógrafo de Cortázar?

La biografía ha sido muy bien recibida, acabo de hacer una reedición ampliada y comentada y con un nuevo prólogo. Ella me ha ido convirtiendo en una especie de especialista de Cortázar. Bueno, yo lo enseño desde hace décadas. Y muchas satisfacciones, me interesa mucho su narrativa, su cuentística sobre todo.

¿Qué rasgos de la narrativa cortazariana usted cree que deben ser esenciales para las nuevas generaciones de escritores?

El cuidado de la forma, y saber que uno está escribiendo literatura. El cuidado del lenguaje y la búsqueda. Él era, sobre todo, un gran perseguidor y eso en un artista me parece poco visto y fundamental. Cuando él encontraba una fórmula, aunque le trajera grandes resultados, buscaba otra cosa, y perseguía otros riesgos, y arriesgarse en otras búsquedas lo conducía a veces a los fracasos. Pero esto lo he visto en pocos grandes artistas. En general los escritores cuando encuentran una formula de éxito la repiten hasta el cansancio.

¿Se considera un criador de escritores?


Buena idea esta, no se me había ocurrido, yo creía que era un criador de palabras, pero creo que tienes razón. Es probable. Ojalá pueda dar nacimiento a muchos escritores.