Inicio
Cobertura informativa

Entregados los Premios Casa de las Américas

por: Yanet Bello Reyes

El Premio Casa de las Américas es otorgado anualmente por la Casa de las Américas de La Habana (Cuba) desde 1960. Esta tarde fueron anunciados los ganadores del año 2012, en las diferentes categorías convocadas. La austera ceremonia fue presidida por Roberto Zurbano, ensayista, crítico e investigador literario de la Casa de las Américas, vicepresidente de la Asociación de Escritores (UNEAC).

En la categoría de literatura brasileña, ensayo histórico social el lauro fue concedido a El alufá Rufino: tráfico, esclavitud y libertad en el Atlántico negro, de los autores Joao José Ruis, Flavio Dos Santos y Marcus J.M. de Carvalho. Esclavizado desde su adolescencia, Rufino termina convirtiéndose en Alufá, que es un guía espiritual de comunidades de negros musulmanes en la ciudad de Recife. A través del protagonista el libro es “más que una biografía convencional, una guía para la historia social del tráfico y de la esclavitud a mediados del siglo XIX en Brasil”.

Elogio de la altea o las paradojas de la realidad, es el estudio ganador sobre la presencia negra en la América y el Caribe Contemporáneo. La autora del ensayo es la cubana Zuleica Romay, motivo de más para que los presentes en la premiación rebosaran de orgullo y satisfacción. El texto recorre con mirada crítica la historia del racismo y la discriminación racial en Cuba. Propone, además, cinco soluciones para lograr una real y plena igualdad social en nuestro país.

El premio para los estudios sobre latinos en los Estados Unidos fueron obtenidos por El problema de la unidad: política latina y la creación de la unidad, de Cristina Beltrán. Sobre esta investigación el jurado del certamen destacó que “discute tres momentos fundamentales: el de los movimientos militantes entre puertorriqueños y chicanos, el de la idea de un bloque electoral latino y el de las megamarchas de los militantes de los emigrantes latinos en su mayoría”. El texto constituye un análisis paulatino y una aportación apreciable y sorprendente al tema.

La literatura caribeña en francés o creol fue representado por el título La sangre y el mar, de Gary Víctor. Es una novela donde se combina la fantasía, el folclor y las creencias populares con la tecnología moderna, en una sociedad haitiana donde aún prevalece el racismo, la discriminación de la mujer y la mala administración política y económica.

En la categoría de literatura para niños y jóvenes, una novela, o un cuento largo (como diría la editora en la presentación) repleto de ternura y de amor fue la ganadora. Mi hermano llegó de otro planeta un día de mucho viento, es la historia de un niño llegado a una familia, pero cuyo corazón se apaga gradualmente despertando angustia y solidaridad en todos, especialmente en su hermano de crianza Nahuel.

El último de los premiados de la tarde fue El Tao del sexo, de los autores Ignacio Apolo y Laura Gutman. El tao…compitió en la categoría de Teatro y enlaza aristas de la vida como algunos tipos de relaciones familiares. Su idea central gira alrededor de una constante universal que es el cambio, única vía de alcanzar el equilibrio.