Inicio
Cobertura informativa

De la Cubanita que nació con el siglo a la joven viajera

por: Yanet Bello Reyes

Debo confesar que no siempre que asisto a una presentación en la Feria del Libro me quedo con esa sensación de vacío por no poder adquirir el título. Esta vez sí que el desconsuelo me alcanzó. Hace muchos años una joven viajera… es el libro de Reneé Méndez Capote que se presentó en la sala Alejo Carpentier. Reneé siempre será en mi memoria aquella “cubanita que nació con el siglo”, llamada a convertirse en cronista de su época, tanto de los ambientes isleños como internacionales.

La presentación a cargo de Aida Bahr, vicepresidenta del Instituto Cubano del Libro, dejó el sabor nostálgico de aquella infancia (la de mi generación y la de mis padres) marcada por la lectura prácticamente obligada de Reneé, donde la obligación está dada por el placer que siempre ofrece su tono divertido, costumbrista y el encanto que impregna toda la obra de “la cubanita”.

Esta vez se trata de un libro de viaje, un género casi extinto en la literatura actual debido a que la naturaleza de los viajes ya no es la misma, opinión que comparto con la presentadora. En este testimonio nos acercamos a una visión de la psicología de la gente, más que a la descripción de los paisajes y lugares visitados por la autora ya de joven. Narra hechos y experiencias vividas en Estados Unidos, Alemania, Hungría, Francia, Suiza, España y otros países.

“No se molesta en describir los paisajes porque la aventura en sí misma le interesa al máximo”, comenta en el prólogo Olga García Yero, al tiempo que nos hace conscientes de que en este texto vemos crecer a Reneé y nos muestra esa profunda humanidad que trasciende a pesar del tono divertido, a través de pasajes que nos acercan a una visión cruda de lo que pueden hacer las guerras sean donde sean.

En el mismo espacio se presentó también el título Rosas de abolengo, otra historia prohibida de Marta Veneranda, de la autora Sonia Rivera Valdés. El texto sigue la línea de Las historias prohibidas de Marta Veneranda. La protagonista de esta novela es una mujer inmigrante que vive en Nueva York, cubana argentina para mayor complicación de su vida. Lo importante, según el criterio del mismo personaje, “es hacer lo que haya que hacer, aprender a vivir con las carencias, los ángeles y los demonios suyos o de su pareja, si sabe compartir, ser fiel y amar”.

La presentadora, Zaida Capote, resaltó que lo más interesante es la cubanía de un lenguaje muy bien conseguido, a pesar de la necesidad de armar un discurso también en spanglish que fuera convincente. Rosas… es reflejo del pensamiento libre de la autora que no considera lo obsceno o diferente como “pervertido”. Su protagonista es “producto de la madre desconocida, el tío, Carlos Humberto, sus amantes tanto hombres como mujeres, además de los que ayuda como sicóloga”.